Transcripción del episodio:

El concepto de mapas temporales implica la definición de momentos específicos y períodos de tiempo para realizar ciertas actividades o tareas: mapa temporales de un proyecto o tareas por categorías: administración, revisión de informes, email, llamadas. 

Este enfoque, aunque inicialmente simple, tiene una serie de beneficios importante que van a potenciar tu productividad personal. 

 

Beneficios de Crear Mapas Temporales: 

 

Mejora la Concentración y Reduce la Multitarea: 

Al asignar bloques de tiempo específicos a cada actividad, se reduce la tentación de cambiar de una tarea a otra. Esto no solo mejora la concentración, sino que también aumenta la productividad y la calidad del trabajo realizado. 

El uso de mapas temporales ayuda a delimitar y proteger las actividades asignadas. Por ejemplo, si has decidido dedicar un tiempo diario a la lectura y te encuentras en el compartimento temporal designado para ello, habrá menos probabilidad de caer en la tentación de revisar tu teléfono móvil,de saltar el email y te centrarás en la lectura hasta completar esa franja de tiempo. 

 

 

Fomenta la Regularidad y la Disciplina: 

Imagina a alguien que lucha por mantener una rutina de escritura constante, ya sea para un diario personal, un blog o un libro. Al establecer mapas temporales para escribir, como por ejemplo, cada día de 7 a 8 de la mañana, se establece en la mente la idea de que ese es el momento destinado a la escritura, lo que fomenta la disciplina y contribuye a la formación de un hábito. Genera condicionamiento. 

Crear mapas temporales es una excelente herramienta para establecer hábitos, ya que se enfoca en el método y el ritual, en lugar de depender únicamente de la fuerza de voluntad o la disciplina supuesta. 

 

 

Facilita la Gestión y Organización: 

La creación de mapas temporales ayuda a organizar el día de manera efectiva, permitiendo una visión clara de las tareas pendientes y su distribución en el tiempo. 

Al asignar momentos específicos para cada actividad, te aseguras de que se completen, en lugar de dejarlas al azar o a la memoria. Permite distribuir el trabajo de manera equilibrada a lo largo del día o la semana, garantizando una atención adecuada a todas las áreas de responsabilidad. Seguir este enfoque te lleva a cuestionarte cuál es el mejor momento para realizar cada tarea, lo que ayuda a tomar decisiones más acertadas y mantener una visión organizada de la semana. 

 

Permite Flexibilidad Frente a Imprevistos: 

A pesar de la estructura o rigidez aparente de los mapas temporales, esta técnica permite adaptarse fácilmente a cambios inesperados. Al tener claras las prioridades, es más sencillo reajustar los planes de manera efectiva. 

Por ejemplo, una persona que trabaja desde casa y también debe ocuparse de su familia puede asignar mapas temporales específicos para el trabajo y para actividades familiares. Ante un imprevisto, como una cita médica de último momento, puede reorganizar su agenda sin comprometer el tiempo dedicado al trabajo o a la familia. 

 

 

Cómo Empezar a Crear Mapas Temporales: 

Identifica las actividades que requieren ser incluidas en los mapas temporales y asigna momentos específicos para ellas en tu agenda. Sé realista con el tiempo que cada actividad necesita y céntrate únicamente en la tarea asignada durante su respectivo compartimento temporal. Empieza con pocas actividades a la semana y ve aumentando gradualmente si encuentras que esta técnica te resulta útil. Evalúa regularmente el funcionamiento de cada mapa temporal y realiza ajustes según sea necesario. 

Aunque no es posible incluir todos los aspectos de la vida en los mapas temporales, esta estrategia puede impulsar significativamente la gestión personal, tanto en el trabajo como en el ámbito personal y familiar, al proporcionar estructura y claridad en la organización del tiempo. 

 

Gracias por estar al otro lado.

José Maria Villarmea

Enviar un mensaje
¿Hablamos?
José María
Hola 👋 Si prefieres hablar conmigo directamente, solo tienes que enviarme un whatsapp.