Transcripción del episodio:

1. El día a día sin revisiones

Despiertas con toda la intención de ser productivo. Tienes tu lista de tareas lista y te sientes motivado. Pero, apenas empiezas tu día, las notificaciones de tu teléfono no paran de sonar.

Primero, recibes una llamada inesperada. Luego, un correo electrónico urgente que parece no poder esperar. Te sumerges en estas tareas, dejando de lado tu lista inicial. Te acuerdas de que tienes una reunión importante, pero ya vas tarde porque te distrajiste con otros asuntos.

A medida que avanza la mañana, tu mente se llena de recordatorios de cosas que has olvidado hacer. Te empiezas a sentir abrumado y comienzas a olvidar detalles importantes. Para el mediodía, te das cuenta de que has estado ocupado, pero no productivo. Tus tareas prioritarias siguen sin hacerse y tu lista de pendientes crece.

Por la tarde, más interrupciones y, al final del día, te sientes frustrado. Te preguntas: “¿Qué hice hoy realmente?” Todo parece un caos y sientes que no tienes control sobre tu tiempo ni tus tareas. ¿Te suena familiar?

 

2. La lucha diaria con las distracciones

Este escenario es común para muchos de nosotros. Vivimos en un mundo lleno de distracciones constantes. Siempre estamos buscando alarmas y recordatorios porque olvidamos las cosas con facilidad. Nos dejamos llevar por otras tareas y el entorno nos arrastra en diferentes direcciones. Pero, ¿cómo podemos centrarnos y mantenernos en el camino correcto?

 

3. La importancia de la revisión

Aquí es donde entra en juego la revisión. Tomarse un momento para revisar nuestras tareas, objetivos y progresos puede parecer una pérdida de tiempo, pero es todo lo contrario. Revisar nos ayuda a:

– Centrarnos: Nos permite recordar qué es realmente importante y nuestra hoja de ruta. Quieras o no, estamos generando un escudo mental, estamos haciéndonos fuerte ante imprevistos.
– Priorizar: Identificamos las tareas más importantes y urgentes y ganamos claridad, Otra vez escudo y claridad
– Adaptarnos: Ajustamos nuestro plan según los cambios y nuevas prioridades. Claro que hay q fluir, pero valorando con criterio, no dejándonos pelotear.

 

4. La clave está en hacer varias revisiones diarias

Ahora, no basta con una sola revisión al día. Para maximizar el escudo y la claridad, es esencial hacer varias revisiones a lo largo del día. ¿Por qué?

– Reconducir nuestro día: A media mañana y media tarde, una revisión rápida nos ayuda a reconducir nuestras tareas y asegurarnos de que seguimos en el camino correcto y a reajustar, si es necesario. Parar, pensar y decidir.

– Jugar con los imprevistos: Las interrupciones y cambios son inevitables. Las revisiones frecuentes nos permiten adaptarnos y replanificar sobre la marcha.

– Mantener el enfoque: Al revisar varias veces al día, mantenemos un enfoque constante y evitamos que las distracciones nos desvíen demasiado tiempo y no dependemos de los recordatorios. Los recordatorios si, pero con cabeciña.

 

5. Beneficios de las revisiones múltiples

– Claridad mental: Nos situamos, es eso es muuucho.
– Motivación: Sentir el control y ser dueños (en la medida de lo posible) de los reajustes, juegos y adaptaciones ES ORO PURO.
– Control: Nos sentimos más en control de nuestro tiempo y tareas.
– Flexibilidad: Nos adaptamos mejor a los cambios e imprevistos del día.

 

6. Cómo implementar las revisiones múltiples en tu rutina diaria

– Establece momentos fijos: Dedica unos minutos cada mañana, media mañana, media tarde y al final del día para revisar tus tareas y objetivos.
– Con las tareas a la vista.
– Reflexiona: No solo revises tus tareas, también reflexiona sobre lo que funcionó y lo que no. Esto te ayudará a mejorar continuamente.  Pero bueno, esto, al final del día.

 

 

Conclusión

La revisión es un hábito poderoso que puede transformar tu productividad personal. La próxima vez que te sientas abrumado por tus tareas, para, piensa y decide.

 

Gracias por estar al otro lado.

José Maria Villarmea

Enviar un mensaje
¿Hablamos?
José María
Hola 👋 Si prefieres hablar conmigo directamente, solo tienes que enviarme un whatsapp.