La lista today como prioridad no como “si o si”

Nov 17, 2016 | Blog | 0 Comentarios

La lista de today, cosas para hacer hoy o como quieras llamarle no es una lista de tareas para hacer hoy. ¿Quieres saber como la trato yo? Vamos allá.

Unos la llaman lista ¨Today¨, otros ¨Hacer hoy¨, da igual como la llames, al final la percepción es la misma “ Esto es lo que tengo que hacer hoy” > imperativo.

Pues no, para mí la lista today no es un imperativo > “esto es lo que tengo que hacer hoy”. Para nada. Esa frase es una obligación, un sí o sí y si no lo cumplimos viene el desánimo y la frustración. Normal, la percepción, el cómo nos tomamos esa lista de tareas, genera una obligación con nosotros mismos brutal. Joder! con esa orden > obligación > no lo cumplo > frustración.
 
En el Método Take Action nada más lejos de la realidad. La lista de tareas que tienes que hacer hoy pasa a ser una lista de prioridades, eso es, de prioridades.

Ordenadas de arriba a abajo. Situando en la cima las tareas de más prioridad o TcMI y debajo de todo, las tareas con menos prioridad. Y…. no lo olvidemos, en  lo alto de la lista “ el objetivo del día”.

¿Qué conseguimos?

1. La percepción cambia. Pasamos de “hacer si o si” a prioridades. El imperativo, el generador de ansiedad, la posible frustración se esfuma.
2. Si no acabamos todas las tareas….nii me muero, ni me explota el gestor de tareas, ni me meten en la cárcel. Nada señores y señoras, no pasa nada. Es una lista de prioridades. Si he fulminado mi TcMI del día y he alcanzado mis objetivos, el resto no va a sacrificar mi vida personal y familiar. Esas tareas q no has podido o simplemente no has querido hacer (por pereza) las pasas a otro día o las dejas para mañana, haz lo que quieras con ellas. Pri-o-ri-da-des.

Convierte tu lista, desde hoy, en una lista de prioridades y pasa del “ sí o sí tengo que hacerlas hoy”. La orden a tu cerebro tratándolas como prioridades cambiará radicalmente, para siempre, tu forma de ver tu lista de tareas.

 

Así que ya sabes:

Actúa, haz y cambia.

José María Villarmea.