5 claves que no le pueden faltar a una tarea

Jun 9, 2016 | Blog | 6 Comentarios

Una tarea, siempre, requiere acción, siempre, acción es movimiento. ¿Qué tipo de palabra por excelencia invita a la acción? Exacto> los verbos.

Poner un verbo al inicio de una tarea “empuja” a hacer, a moverse, a accionar. Elige bien el verbo para accionar la tarea, para definirla. Incluso, es más, el verbo es el responsable, en parte, de la implicación que tengamos hacia la tarea. No es lo mismo “llamar” que “pensar”. ¿A que no? No es la misma implicación, requieren diferentes niveles de conexión con la tarea.

01.

Empieza con un verbo.

Una tarea, siempre, requiere acción, siempre, acción es movimiento. ¿Qué tipo de palabra por excelencia invita a la acción? Exacto> los verbos.

Poner un verbo al inicio de una tarea “empuja” a hacer, a moverse, a accionar. Elige bien el verbo para accionar la tarea, para definirla. Incluso, es más, el verbo es el responsable, en parte, de la implicación que tengamos hacia la tarea. No es lo mismo “llamar” que “pensar”. ¿A que no? No es la misma implicación, requieren diferentes niveles de conexión con la tarea.

02.

Utiliza una descripción en cada tarea.

La descripción de la tarea es la gran olvidada, y para mí > vital.

Utiliza una pequeña descripción, para darle un sentido a la tarea. No hace falta que te pongas a redactar el Quijote, para nada, si utilizas frases cortas con palabras clave será más eficaz, tendrá más impacto y ganarás tiempo.

Por ejemplo:

Tarea: Redactar y enviar email a empresa XYZ
Descripción: [Presentación nuevo producto, objetivo> concertar cita]

03.

Cada tarea en su área de acción.

Ya sabes que en el Método Take Action hablo de 3 áreas de acción: Personal, familiar y laboralA cada tarea, me gusta siempre, etiquetarla en su correspondiente área de acción. De esta manera puedo listar de un plumazo y tener localizadas perfectamente todas las tareas correspondientes a cada área de acción, muy cómodo a la hora de revisar. Una cuestión de organización, agilidad y foco.

04.

Asocia siempre la tarea a un proyecto.

También cuestión de eficacia, organización, agilidad y foco. Cada tarea en su lugar. Por ejemplo> “ Configurar campaña de FB ADS” no la dejes suelta, ahí perdida, colgada, asóciala a un proyecto. Por ejemplo podría estar relacionada con un proyecto general “Marketing & Promo” donde puedes colgar todas las tareas generales de marketing y promoción, o quizás cuelgue de un proyecto específico “ Lanzamiento curso XYZ”.

Cada una de las tareas dentro de un proyecto.

05.

Energía.

Siempre. Etiqueta cada tarea con el parámetro energía: alta, media o baja. Si me conoces ya sabes la obsesión que tengo con asociar las tareas a los momentos energéticos.

No todas las tareas son iguales: no todas requieren el mismo nivel de concentración y energía para su ejecución, ni en todos los momentos del día estamos con el mismo nivel de energía. ¿Te suena?

De esta manera es más fácil planificar nuestro día a día filtrando por tareas de alta, media y/o baja energía y elegir el momento para cada una.

Precisamente ayer a media tarde, estaba especialmente plomizo y mi siguiente tarea requería un nivel medio de energía, y sinceramente, no lo tenia. ¿Que hice? Posponer la tarea de energía media para otro momento (¡¡¡posponer!!!! si si posponer y no pasa nada, no es una catástrofe, al contrario es un acierto) filtrar en mi lista por tareas de energía baja y terminar un par de tareas que en ese momento me permitiese mi nivel energético.

Estas son las 5 claves que yo siempre tengo en cuenta, y te aconsejo, a la hora de crear o configurar una tarea. Claves que harán que tengas cada tarea en su sitio, organizadas, localizadas, que las puedas interpretar correctamente y conectar con la tarea , incluso filtrar según tu necesidad.
– José María Villarmea